La investigación por la desaparición de JORGE JULIO LOPEZ

La pista de los penitenciarios

Los fiscales Marcelo Molina y Juan Martín Nogueira pidieron que se indague a siete miembros del Servicio Penitenciario Federal. Sostienen que cometieron irregularidades que habrían derivado en el desvío de la investigación sobre el destino de López.

 Por Ailín Bullentini

La unidad que investiga los crímenes del terrorismo de Estado en La Plata busca retomar la pista de los efectivos del Servicio Penitenciario Federal (SPF) en la causa que investiga la segunda desaparición de Jorge Julio López. Tras permanecer seis años desactivada, los fiscales Marcelo Molina y Juan Martín Nogueira solicitaron al juez que subroga el Juzgado Federal No 1, Adolfo Gabino Ziulú, que indague a siete funcionarios del SPF por haber cometido irregularidades en sus funciones que habrían derivado en el desvío de la investigación sobre el destino del militante, cuyo paradero se desconoce desde septiembre de 2006. “La conducta desarrollada por los imputados entrañó consecuencias que, en el contexto aquí expuesto, revisten suma gravedad, como es la imposibilidad de desarrollar diversas líneas de investigación verosímiles en la desaparición de Jorge Julio López”, señalaron los fiscales en su pedido.

En los días en los que Julio López volvió a desaparecer –entraba en su etapa final el juicio del que fue testigo fundamental contra los verdugos que lo habían desaparecido y torturado durante la última dictadura cívico militar, entre ellos el ex bonaerense Miguel Etchecolatz–, Diego González, Rubén Medina, Aníbal y Marcelo Cuenca, Héctor Altamirano, Carlos Grassini y Diego Díaz trabajaban en el penal de Marcos Paz. Desde aquel septiembre y hasta 2008 estarían bajo la lupa de la Justicia, enredados en la investigación por el paradero de López. Disfrutaron de la falta de mérito con los que el ex juez Arnaldo Corazza les dio aire hasta la semana pasada, cuando los fiscales Molina y Nogueira decidieron que algo en sus comportamientos como funcionarios públicos no había estado bien por aquellos años.

Los fiscales buscan consultar a estos ex funcionarios del SPF por algunas “diferencias” que detectaron entre los libros de visitas de Marcos Paz y del pabellón donde están alojados los imputados y condenados por delitos de lesa humanidad. “Las discrepancias no sólo son numerosas, sino también de una profunda gravedad. Existe una gran cantidad de inexactitudes entre los registros aportados por el SPF, que van desde simples diferencias en los nombres o número de documento, hasta personas que aparecen ingresando al pabellón sin haber sido registradas al ingreso del penal”, argumentaron Molina y Nogueira en el pedido enviado a Ziulú. Incumplimiento de funcionario público fue la imputación que les dedicaron para requerir sus indagatorias.

Por estas diferencias entre los registros de visitas de 2006, pero además por serias irregularidades en la actuación del SPF respecto de la información que le solicitó la Justicia sobre líneas telefónicas utilizadas por acusados y condenados por violaciones a los derechos humanos, estos y otros funcionarios de la institución fueron investigados. El penal, incluso, fue requisado y allanado en 2007: en su libro Los días sin López, los periodistas Luciana Rosende y Werner Pertot detallan que el juez a cargo, por entonces, de la investigación, Corazza, notificó de la primera medida al Ministerio de Justicia nacional y la información llegó al SPF, mientras que el segundo allanamiento, con previo aviso sólo a la Policía de Seguridad Aeroportuaria –por entonces a cargo de Marcelo Saín–, tomó por sorpresa a Marcos Paz. Los datos obtenidos, sumados a un informe de la Secretaría de Derechos Humanos elaborado en aquel año en el que acusaba a los penitenciarios en la mira de tratar con privilegio a los genocidas permitió encender la alarma: ¿estaban los carceleros queriendo protegerlos de la investigación por la desaparición de López? El entonces fiscal del caso, Sergio Franco, pidió la indagatoria de los penitenciarios, pero la ansiedad duró poco. Corazza durmió la causa un año y, cuando despertó, dictó la falta de mérito y desactivó la línea.

Ahora, la unidad especializada en los delitos del terrorismo de Estado, busca retomarla a partir de una relectura de todo lo actuado: intentan determinar la “posible responsabilidad de fuerzas de seguridad en mecanismos que tienden a impedir el accionar de la Justicia sobre los delitos de lesa humanidad”, destacaron los fiscales.

EMVyJ :Documento a 8 años de la desaparición de Jorge Julio López

Encuentro Memoria, Verdad y Justicia

Estamos en esta Plaza,enfrentando el  silencio y la  negación oficial,  para denunciar que Julio López, sobreviviente de los campos de concentración de la dictadura, fue secuestrado y desaparecido por segunda vez hace 8 años, cuando culminaba el Juicio a Etchecolatz .

Estamos  hoy aquí, en la  lucha  contra  la  impunidad  de ayer y  de  hoy, exigiendo al Estado Nacional su aparición con vida.

El 18 de septiembre de 2006 Julio López, que después de muchos años de silencio puso en palabras el horror vivido en los campos de  concentración  de  la dictadura,  para cumplir su compromiso con quienes fueron sus compañeros de lucha, no llegó a la sala de audiencias, en la  que  se daría la sentencia de prisión perpetua al genocida Etchecolatz.

La respuesta de nuestro pueblo a la desaparición de Julio no se hizo esperar y miles salimos a las calles reclamando su aparición con vida YA! 

La respuesta del poder también fue inmediata: el gobernador Solá, y sus funcionarios Arslanián y Binstock, declararon frente a los organismos de derechos humanos que reclamamos por Julio  que su preocupación era la gobernabilidad de la policía bonaerense. Hoy, después de 8 años, es indiscutible que esa  ha sido la principal preocupación de todos los poderes del Estado. Por eso en la causa López no hay sospechosos, ni imputados, ni detenidos.

Por eso denunciamos que, desde el primer momento,  los funcionarios nacionales y provinciales renunciaron a encontrar a nuestro compañero Jorge Julio López y por lo tanto renunciaron también  a detener, juzgar y condenar a los responsables de su secuestro.

La Policía de la Provincia de Buenos aires, al momento de la  segunda  desaparición de López, tenía en sus filas más de 9.000 efectivos que habían  actuado  durante  la dictadura. Ningún gobierno constitucional  los  separó ni investigó.

El  gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires desplegaron desde el primer momento un discurso plagado de cinismo. Durante el primer año decían que buscaban a Julio como si hablaran de un niño perdido camino a su casa y en los últimos años nos dicen que tenemos que aceptar que Julio está muerto pero no dicen quién lo secuestró, quién lo mató, quién dio la orden y quien la ejecutó. Nunca quisieron investigar  y ahora, después de 8 años de inacción y de impunidad, usan el nombre de Julio para bautizar una plaza o lo declaran “ciudadano ilustre” pretendiendo  naturalizar su desaparición y disimular la  impunidad de los autores políticos y materiales de su secuestro.

En todos estos años, aunque  el rostro de  Julio estuvo  y  está presente permanentemente  en la denuncia y el reclamo de justicia de nuestro pueblo,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  hemos recibido por única respuesta el silencio de la impunidad, el silencio de la complicidad.

Julio López no fue el primer desaparecido posterior a la dictadura: Miguel Bru, Andrés Nuñez, entre otros, son prueba de ello. Su desaparición reinstaló la desaparición como práctica genocida, poniendo en jaque al  llamado  Nunca Más.. Fue una confirmación más de lo que siempre dijimos: la impunidad sólo genera más impunidad.

La  persistencia   de la impunidad  es la que permite que López esté desaparecido. La responsabilidad criminal es, sin duda, de los autores materiales y políticos del secuestro.. Pero la responsabilidad política de que Julio aparezca con vida, como señalamos desde un primer momento, es de los gobiernos nacional y provincial.

El Estado, con total intencionalidad, no realizó una investigación, y cada fuerza simuló una búsqueda por su cuenta, ocultando sus pasos las unas  a las otras.
Por eso decimos que el gobierno tiene que responder por el encubrimiento y complicidad por parte de los organismos de seguridad que dependen del Poder Ejecutivo Nacional y Provincial: la SIDE, el Servicio Penitenciario Federal, la Policía Bonaerense y la Federal.

Nunca se investigaron las pistas que involucraban a Etchecolatz y a la bonaerense, y al día de hoy no han esclarecido ninguna de las innumerables amenazas y agresiones que sufrieron durante el juicio y siguen sufriendo testigos, querellantes, familiares de desaparecidos, jueces, fiscales. Tampoco se han resuelto los secuestros posteriores a testigos como Geréz, Puthod, Martínez, ni el asesinato de Silvia Suppo. Ha sido precisamente la persistente impunidad del secuestro y desaparición de Julio la que fomentó que las amenazas a los testigos, los abogados y a los militantes vinculados a los juicios a los genocidas continuaran y se agravaran, transformándose en agresiones y secuestros.

Por eso decimos que el gobierno nacional es responsable por la  aparición con vida de Julio y que debió haber dado los pasos precisos y contundentes que siempre le exigimos: exonerar y denunciar ante la justicia a todos los integrantes de las fuerzas armadas y de seguridad que se desempeñaron durante la dictadura, promover la remoción de jueces y fiscales cómplices, impulsar juicios por campo de concentración o por circuito represivo donde se juzgue por el delito de genocidio a todos los represores y a sus cómplices civiles.


Desde hace dos años, la única novedad en la investigación judicial fue una denuncia contra las querellas y los funcionarios judiciales que intervinieron en el juicio contra Etchecolatz, en la que de forma aberrante se intentaba distorsionar las responsabilidades de lo sucedido acusando a los compañeros de Julio de “no haberlo cuidado”. Este año, el nuevo fiscal que tomó la causa dice que va a empezar de cero y su primera medida es investigar……a los hijos de López. 

Ante la inacción de la Justicia, y el silencio del poder político, en los últimos años fuimos las organizaciones que reclamamos por la aparición con vida de Julio las que aportamos novedades a la causa.
El año pasado el encuentro Memoria Verdad y Justicia convocó a una campaña nacional de presentación masiva de Habeas Corpus por Lopez. Todos fueron rechazados automáticamente, poniendo en  evidencia que  no  es preocupación  de  esta  justicia terminar  con la impunidad. En  Puerto Piramides el juez Ricardo Sastre contestó al habeas corpus , diciendo que “el señor Jorge Julio López NUNCA estuvo detenido en ninguna repartición de las fuerzas de seguridad”, negando de este modo hasta el primer secuestro de Jorge Julio López. Este año llevamos el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  de la OEA, pidiendo se pronuncien sobre el tema, se anoticien respecto de los 8 años de encubrimiento, se investiguen las responsabilidades de esta situación de impunidad y se llame la atención al Estado por el encubrimiento de este crimen.

Hoy, a 8 años de la dolorosa desaparición de Julio, estamos en esta Plaza para ratificar la lucha popular contra la impunidad, para denunciar el encubrimiento, para oponer voz al silencio de los de arriba, para reclamar justicia. Para exigir cárcel común y efectiva a sus secuestradores, a todos los represores y asesinos, a todos los genocidas.

BASTA DE SILENCIO, ENCUBRIMIENTO E IMPUNIDAD

Por eso exigimos  al gobierno :

Aparición con vida YA de Julio López

Juicio y castigo a los responsables

Compañeros y compañeras:

La impunidad y el encubrimiento que rodean la segunda desaparición de Julio López se conectan directamente con la vigencia del aparato represivo de la dictadura y con la represión actual a las luchas obreras y populares.

La negativa de los gobiernos nacional y provincial a impulsar que se investigue entre las filas de la Policía Bonaerense y de los servicios de inteligencia del Estado refleja el pacto de encubrimiento sobre los crímenes y negocios ilegales del aparato represivo, que los  sucesivos gobiernos  han mantenido hasta el día de hoy a cambio de contar con sus servicios a la hora de reprimir a los trabajadores y el pueblo.

La política represiva se agudiza ahora que el colapso de la política económica conduce al gobierno a redoblar la entrega para pagar la deuda externa. Las designaciones  de César Milani al frente del Ejército y de Sergio Berni en la Secretaría de Seguridad apuntan a quebrar mediante palos y provocaciones la resistencia obrera y popular a los despidos, suspensiones, retrocesos salariales, ajustes, tarifazos y recortes en la asistencia social que el gobierno  impone para congraciarse con el capital financiero internacional.

Eso  se  expresó en la brutal  represión  que sufrieron los obreros  que salieron  a defender  sus puestos  de trabajo, como ocurrió en Lear , Gestamp, Emfer, Calsa, Kromberg. Los  dispositivos  represivos de las fuerzas de seguridad también estuvieron presentes ante los piquetes realizados durante el paro general  del 28 de agosto.

 El país entero pudo ver en detalle, gracias a las filmaciones de periodistas y militantes, las provocaciones de la Gendarmería contra los trabajadores de Lear. La expulsión del Ministerio  de Seguridad Nacional del ex carapintada Galeano, infiltrado en las manifestaciones,  fue una manera de ocultar  que actuaba  bajo las  órdenes  de Berni,  y por  lo  tanto,  del  gobierno  nacional.
 El espionaje y la infiltración son métodos represivos que los K cultivan desde que gobernaban la provincia de Santa Cruz, cuando Berni en persona se infiltraba entre los trabajadores de la mina de Rio Turbio y el gobernador Néstor Kirchner mandaba a las patotas del PJ provincial a apalear a las asambleas populares de Rio Gallegos. Luego siguieron el Proyecto X y la infiltración del Policía Federal Américo Balbuena en la Agencia Rodolfo Walsh.

En los últimos años el presupuesto destinado a inteligencia militar –bajo la tutela de Milani- prácticamente se triplicó. Este genocida, premiado por el oficialismo con el cargo de Jefe del Ejército, que debiera estar preso por su actuación durante la dictadura, es el elegido por el gobierno nacional para  encabezar un operativo dirigido a rehabilitar la injerencia del Ejército en la seguridad interior. Por eso hoy las leyes antiterroristas promovidas por el gobierno, se constituyen en una amenaza  cada vez más peligrosa a todos aquellos que luchan por sus derechos.
 
El  desalojo  con métodos  nazis del barrio  Papa Francisco, mostró, como ocurrió  con el Indoamericano, la complementariedad de las  políticas  represivas del gobierno nacional y las de Macri en la Ciudad. Arrasaron las viviendas y desalojaron  a los  más  humildes mientras   dejaron   instaladas a las bandas  del narco. 
Las declaraciones fascistas y xenófobas de Berni tienen como objetivo  dividir  al pueblo   y conseguir    piedra libre para sacar de las  calles a los que  enfrentan la  política  del  ajuste. 
Mientras  Macri mantiene  su propio  aparato de  espionaje, la  justicia  de  la ciudad   lleva a  juicio  a  los  dirigentes barriales Diosnel  Pérez  y  Luciano  “Tano “ Nardelli, por  el único  delito  de  ser solidarios. .
La Metropolitana reprime con balas de plomo –como lo hemos comprobado en el Indoamericano y en el desalojo de la Sala Alberdi- del mismo modo que ocurre en Formosa, Jujuy y Chaco con gobernadores  alineados  con Cristina  Fernández, donde se ha reprimido salvajemente a docentes, estatales, jubilados, desocupados y pueblos originarios. En Córdoba fueron reprimidas  vigilias  y marchas  contra   el monopolio  envenenador  Monsanto. 

En estos  11 años de  gobierno kirchnerista , suman  22 los compañeros  asesinados  a raíz de la  protesta social.

La política de “mano dura” , en cuya  aplicación   coinciden el gobierno  nacional, Scioli, Massa   y otros  sectores del oficialismo y la  oposición tiene como objetivo profundizar la criminalización de la  pobreza y no sólo no resolverá los problemas de inseguridad sino que reforzará la represión a las luchas, el gatillo fácil y la corrupción policial. La militarización de los barrios y la creación de policías comunales no ha hecho más que agravar la situación de los miles de habitantes de los barrios más humildes.

Actualmente son más de 5000 los procesados por luchar. El bloque de diputados oficialista promueve la sanción de una ley contra las manifestaciones, que fue reclamada por Cristina Fernández en el Congreso y aplaudida a rabiar por el  bloque macrista.
 El proyecto de ley contra la criminalización de la protesta, promovido  por  el  Encuentro Memoria Verdad y  Justicia y  presentado a la Cámara de Diputados con la  firma de  más  de  20  legisladores,  permanece ignorado por el  oficialismo y por la mayoría de la supuesta oposición. Rechazamos la pretensión de la diputada Diana Conti de canjear el apoyo a la ley que persigue las manifestaciones por una amnistía fraudulenta.
Reclamamos el cierre de las causas, la anulación de las condenas y la libertad de los presos políticos de Corral de Bustos, de los compañeros Fernando Esteche y Raúl “Boli” Lescano, de los cinco hermanos wichí de la provincia de Formosa y de los cinco compañeros de Ate Rio Gallegos arbitrariamente detenidos desde octubre del año pasado.
Desde este acto, exigimos una vez más la absolución de los compañeros de Las Heras,  condenados a prisión perpetua al término de un juicio infame.
 Las denuncias del fiscal contra los compañeros de la comisión interna de Lear y de dirigentes políticos solidarios con su lucha,  el procesamiento de los delegados de Emfer-Tatsa, los pedidos de desalojo contra la ocupación de Donnelley y la gestión cooperativa del Bauen son expresiones de la judicialización de la protesta social.

La militarización de los conflictos obreros tiene otro punto de apoyo en el accionar de las patotas de la burocracia sindical. Las provocaciones de Pignanelli contra los trabajadores de Lear son las mismas que utilizaron Pedraza y sus matones contra los trabajadores tercerizados del ferrocarril Roca y que finalmente derivaron en el crimen de Mariano Ferreyra. El gobierno nacional utiliza ante cada conflicto a estos verdugos de los trabajadores para tratar de frenar el surgimiento de cientos de jóvenes  dirigentes que se organizan democráticamente para reclamar por sus derechos enfrentando a sus patrones aliados con la burocracia sindical.
Como castigo por su participación  en el paro nacional  del  28 de agosto, Randazzo, en sociedad con los  jerarcas de la Unión Ferroviaria, impulsa el  desafuero de los delegados  de la línea  Sarmiento  y sanciones  a los  activistas del  Mitre.
 
 La presencia de la patota del Smata en la tribuna del Congreso para insultar a los diputados de la izquierda –con la complicidad del presidente de la Cámara, Julián Domínguez- confirma que estas bandas están hoy al servicio del gobierno nacional.  Las amenazas de sanciones y expulsiones en las legislaturas provinciales contra los diputados de la izquierda se inscriben como otra variante de represión política.

Por eso decimos: basta  de ajuste, despidos  y  suspensiones. Reincorporación  ya  de  todos  los  despedidos.
Basta de represión, muertes y patotas. Cierre de las causas y anulación de las condenas contra los luchadores. Libertad a los presos políticos. Fuera  Berni.

 Hoy, el gobierno nacional pretende apropiarse del prestigio y  los recursos del Banco  Nacional  de Datos Genéticos  para ponerlo al servicio de un negociado con los laboratorios privados  de la medicina genómica. Este  Banco fue clave en la identificación de la mayoría de los 115 nietos recuperados.
 Por otra parte, al  limitar la competencia del Banco a los casos de lesa humanidad anteriores al 10 de diciembre de 1983,  quedan desprotegidas miles de personas  que buscan su identidad y los  más de 200 casos  de desapariciones  posteriores al  83,  como Miguel Bru, Luciano Arruga, Daniel Solano en río Negro y, por supuesto, Julio López.

Por  eso decimos: No  a la privatización del Banco Nacional de Datos Genéticos, acceso universal al derecho a la identidad!!!!


En defensa  de la  memoria, nos oponemos a  transformar los Centros Clandestinos de Detención en lugares de recreación, porque las generaciones que nos siguen deben saber que allí se torturó a hombres, mujeres y hasta niños,  para lograr imponer en nuestro país un orden político y económico en contra de las mayorías populares.

El gobierno nacional se adueñó de los sitios de memoria de la ciudad de Buenos Aires, después de haber logrado, en alianza con el macrismo , la disolución del Instituto Espacio  para  la Memoria. Y ahora  el Secretario de Derechos Humanos, Miguel Ángel Fresneda,ha decidido que el Servicio Penitenciario Federal sea el encargado de la  custodia de los Ex Centros  Clandestinos de Detención de la Ciudad de Buenos Aires.
Durante años participamos y acompañamos las luchas populares por la señalización de estos sitios, por la expulsión de las fuerzas represivas de los mismos, por la construcción de proyectos de memoria que recuperen las historias de vida de nuestros compañeros desaparecidos y que denuncien las violaciones a los derechos humanos de ayer y de hoy.

Estos hechos no hacen más que seguir desvirtuando la memoria de lo ocurrido durante la dictadura militar y apuntalan los proyectos de reconciliación con las fuerzas represivas que se pretende llevar adelante desde el gobierno nacional, de la mano del genocida  Milani.

Compañeros y compañeros

El testimonio de Julio no solo sirvió para que  Etchecolatz fuera condenado por genocida, sino que es parte de la construcción de una memoria y una historia que, además de poner al desnudo la crueldad y brutalidad del poder, rescata las luchas, las banderas y los objetivos por los que lucharon los 30000 compañeros detenidos desaparecidos: un país sin opresión, sin explotación,  sin injusticia, sin represión.

En este  18 de septiembre reafirmamos:

No olvidamos a Julio y por eso con su presencia y su ausencia , estamos en esta plaza exigiendo justicia por su desaparición.

No olvidamos el compromiso de Julio con sus compañeros de ayer y tampoco olvidamos nuestro compromiso con los que luchan hoy.

No olvidamos que el proyecto genocida vino a terminar con una generación de luchadores que quería construir un país sin opresión y sin explotación.

No perdonamos a los genocidas y sus cómplices que siguen gozando de libertad y de impunidad y que están hoy al servicio de la represión contra el pueblo.

No nos reconciliamos con nuestros verdugos de ayer, ni tampoco con nuestros verdugos de hoy.

NO OLVIDAMOS-NO PERDONAMOS-NO NOS RECONCILIAMOS

APARICIÓN CON VIDA YA DE JULIO LÓPEZ

BASTA DE ENCUBRIMIENTO E IMPUNIDAD

FUERA MILANI-FUERA BERNI

BASTA  DE  REPRESIÓN  A  LOS  QUE  LUCHAN

COMPAÑERO  JULIO LÓPEZ ¡PRESENTE!

30.000 COMPAÑEROS DESAPARECIDOS PRESENTE!!!

El reclamo por López en la voz de una multitud

Marcharon por las calles de La Plata para reclamar la aparición del testigo que aportó información para condenar a Etchecolatz. Repudio a la inacción del Gobierno "por 8 años de impunidad". Fuerte presencia de organizaciones sociales. Todas las fotos.


Por Pablo Spinelli  - spinellipa@gmail.com

El rostro silueteado de Julio López con su gorra y su mirada franca se multiplicó hasta el infinito en carteles y banderas. Y el reclamo por su aparición fue vociferado por la multitud que se sumó a la marcha realizada al cumplirse ocho años del momento en fue visto por última vez. La falta de avances concretos en la investigación, y la inacción de los gobiernos provincial y nacional para revertirlo fueron los ejes de la jornada, que arrancó en Plaza Moreno y cerró en Plaza San Martín, donde se leyó un duro documento.

Como en cada marcha realizada en La Plata, ciudad donde el albañil que atestiguó contra el represor Miguel Osvaldo Etchecolatz fue secuestrado dos veces, al frente estuvo la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, con Nilda Eloy, compañera de cautiverio durante su encarcelamiento clandestino durante la dictadura. Entre las organizaciones convocantes, integrantes de la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada, estuvieron también la agrupación H.I.J.O.S.-La Plata, y la Federación Universitaria de La Plata (FULP).

Las banderas, como cada mes que pasa desde que López salió de su casa en Los Hornos para nunca más ser visto, son los de “aparición con vida”, “juicio y castigo a todos los responsables de su segunda desaparición”, “basta de amenazas a los testigos en los juicios de lesa humanidad”, y “condena al Estado argentino por ser responsable de 8 años de impunidad”.

La participación de gente que se participó del reclamo se suma en miles, y ocupó durante una media hora, por ejemplo, una mano de la diagonal 74, desde Plaza Moreno a Plaza Italia. Había arrancado en Plaza Moreno, frente a la Municipalidad, y una vez en 7 y 44 tomó por la avenida céntrica hasta 50, desde donde caminó hasta 8, para ingresar a Plaza San Martín por 51.

Participó gente que llegó por las suyas, como cada año, muchos de ellos en familia, pero la mayoría parecía encuadrada en organizaciones sociales, políticas y gremiales.

La columna se engrosó con una fuerte participación de agrupaciones de izquierda, gremios y centros de estudiantes de la UNLP. Pero fue notoria la movilización de familias enteras encuadradas en organizaciones sociales como el Movimiento Justicia y Libertad, el Frente Darío Santillán y Barrios de Pie.

Cada una con su bandera se encolumnó detrás de la cabecera, donde representantes de las organizaciones convocantes llevaban la clásica bandera con la leyenda “Sin Julio López no hay deKada ganada”, con el número 8, por los años de ausencia, en color rojo. Desde esa consigna, el mensaje de la movilización estuvo claro: los panfletos, los discursos y los cánticos estuvieron especialmente dirigidos al gobierno nacional.

Después de representantes de gremios como Suteba La Plata, de centros de estudiantes de diferentes facultades, y de las organizaciones sociales mencionadas, fueron nutridos los grupos encuadrados en partidos de izquierda, como el PO, el PTS, Libres del Sur y Patria Grande.

Las únicas fuerzas políticas identificables como afines al gobierno nacional se ubicaron atrás de todo. Portando la bandera de la vicepresidencia de la FULP estuvieron representantes estudiantiles de la agrupación Rodolfo Walsh, de la facultad de Periodismo.

López desapareció de su domicilio en el barrio platense de Los Hornos el 18 de septiembre de 2006 mientras se sustanciaba el juicio por delitos de lesa humanidad ante el Tribunal Oral Federal 1, donde dio un testimonio clave sobre su secuestro ocurrido en octubre de 1976 y relató haber sido torturado por Etchecolatz mientras estuvo detenido en la Comisarí­a Quinta de La Plata.

La causa judicial por la desaparición de López iniciada por el juez Arnaldo Corazza no tiene imputados ni procesados y se espera que el 25 de septiembre el Consejo de la Magistratura designe nuevo juez tras el fallecimiento del magistrado Manuel Blanco, ocurrido días atrás.
 https://plus.google.com/photos/102673619699456554458/albums/6060544783770042257?banner=pwa

JORGE JULIO LOPEZ : 18 de septiembre 17 y 30 horas Plaza Moreno - La Plata

Aparición con vida ya
juicio y castigo a todos los responsables
basta de represión y criminalización


convoca multisectorial la plata, berisso y ensenada

Congreso Nacional: Se realizó la audiencia pública por Julio López.

El martes 16 se llevó a cabo en el Congreso Nacional la Audiencia Pública convocada por el Encuentro Memoria Verdad y Justicia con motivo del octavo aniversario de la segunda desaparición de Jorge Julio López.
 
Participaron las Madres de Plaza de Mayo Elia Espen, Mirta Baravalle y Nora Cortiñas, numerosos organismos de derechos humanos, y movimientos de lucha. Entre otros, estuvieron presentes la Asociación Ex Detenidos-Desaparecidos, APEL, CORREPI, Ceprodh, Gremial de Abogados; familiares como Vanina Kosteki y dirigentes de la CTA Santa Cruz, que reclaman la libertad de cinco presos políticos de ATE Rio Gallegos.
 
Las Madres de Plaza de Mayo presentes y los organismos de derechos humanos abrieron la audiencia denunciando el silencio oficial en torno a López y la completa parálisis de la investigación.
 
A su turno, el diputado nacional del Frente de Izquierda, Pablo López, expuso los lineamentos de un proyecto de declaración que plantea el repudio a la inacción, el encubrimiento y el silencio estatales que rodearon la segunda desaparición de Jorge Julio López; la exigencia de apertura de todos los archivos que existiesen sobre el caso López; y denuncia la causa penal que se sigue contra el tribunal que juzgó el represor Miguel Etchecolatz y contra las abogadas que representaron a López. El diputado del FIT señaló que ninguna investigación se orientó hacia la Policía Bonaerense, heredera estructural de los Etchecolatz. Elproyecto de declaración es acompañado además por los diputados Néstor Pitrola, Nicolás Del Caño, Margarita Stolbizer y Jorge Valinotto.
 
“El gobierno mantiene una política represiva con el Proyecto X, la sanción de la ley antiterrorista, y la pretensión de establecer una ley contra las manifestaciones populares. Con una presidenta que ha reivindicado la condena a los petroleros de Las Heras y que se apoya en Gerardo Martínez, miembro del batallón 601, como en una representación sindical que llama a 'cazar a los zurdos' dentro de los lugares de trabajo, coincidiendo con el accionar de José Pedraza asesino de Mariano Ferreyra", señaló el diputado nacional por Salta
 
Por su parte, Liliana Alaniz, abogada querellante en el juicio de la mega causa Esma y miembro de APEL, resaltó que "la impunidad y el encubrimiento que rodean la segunda desaparición de Julio López se conectan con la vigencia del aparato represivo de la dictadura. La impunidad es el precio que el poder político tributa para contar con sus servicios a la hora de reprimir a los trabajadores enfrentan el ajuste, los despidos, y las suspensiones, como ocurrió en Lear".
 
La audiencia culminó con el llamado a participar de la movilización a Plaza de Mayo convocada por el Encuentro Memoria Verdad y Justicia para el jueves 18, al cumplirse el octavo aniversario de la desaparición de Julio López.
 
Asociación de Profesionales en Lucha (Apel)

Jorge Julio López nos vuelve a convocar por la justicia contra el silencio y la impunidad.

Madrid,  Septiembre 16, 2014

No es posible resignarse a que sobreviviente del genocidio perpetrado por los militares, luego de haber brindado su valiente y pormenorizado testimonio contra el asesino Etchecolatz, volviera a la condición de desaparecido en plena democracia.

No es posible resignarse a que no haya nadie encausado ni imputado ni enjuiciado por la segunda desaparición forzada de Jorge Julio López.

Han pasado ocho años y no se ha dejado de reclamar un solo año.

No es posible que el Estado y sus instituciones no hayan escuchado ni visto nada.

No es posible que después del tremendo e irreparable costo por la dictadura genocida,  la indiferencia institucional por la vida de Jorge Julio López, haya sido la conducta naturalizada que tanto daño provoca y que tanta impunidad engendra.

El respeto y admiración que hemos sentido por Jorge Julio López, un albañil de 72 años que anotó cada momento de lo vivido en los campos clandestinos de detención y exterminio, cada gesto de sus compañeros y de los verdugos. Jorge Julio López no pudo festejar la condena por genocidio a los represores del Circuito Camps. 

Ya fuera presentada en su momento una iniciativa en el Parlamento Europeo por Jorge Julio López. Este año nuevas voces volverán a preguntar por Jorge Julio López.

Por todo lo anterior, nos sumamos y adherimos a esta nueva forma de reclamo por JORGE JULIO LOPEZ. Y allí junto a la ASOCIACION EX DETENIDOS DESAPARECIDOS reiteramos nuestro compromiso para que no gane ni el silencio ni el horror ni la impunidad.

CASAPUEBLOS
(Madrid, España)

HIJOS - LA PLATA : 8 AÑOS SIN LOPEZ

CON MILANI, BERNI Y GRANADOS CONTINÚA LA IMPUNIDAD
Y LA REPRESIÓN

A 8 años de la desaparición de Jorge Julio López desde HIJOS La Plata sentimos la enorme necesidad de hacer un repaso de todas las actividades y medidas de lucha que llevamos adelante para impulsar el esclarecimiento del caso y el juicio y castigo a los responsables de su secuestro. Por eso hoy 18 de septiembre de 2014 retomamos todas y cada una de las consignas que gritamos durante estos 8 años de lucha inclaudicable.

APARICIÓN CON VIDA YA! - 1 AÑO DE IMPUNIDAD K!
Resultaba estremecedor escucharnos coreando esa consigna nuevamente. Ninguno de nosotros deseaba estar aquel 18 de septiembre de 2006 en la Plaza San Martín cantándola. Pero ahí estábamos, y éramos muchos miles. Mientras nosotros, junto con los Organismos de DDHH y las organizaciones del campo popular, cortábamos calles, pintábamos murales, escrachábamos genocidas vinculados con la primera desaparición de López, desde el gobierno se ejercían todo tipo de maniobras para encubrir su secuestro.
Desde el presidente Kirchner que exigía (no se sabe muy bien a quién, siendo que él era la autoridad máxima) que apareciera “el compañero Tito”, al Gobernador Felipe Solá, que encomendó a la bonaerense para la investigación, creando una comisión cuyos responsables fueron partícipes de la dictadura, o Aníbal Fernández, por entonces ministro del Interior, que declaró que "López podría haber ido a visitar a una tía", hasta los dolorosos dichos de Hebe de Bonafini , quien en momentos en que debería haber colocado todo el esfuerzo en la exigencia de búsqueda del compañero, sembró dudas sobre su condición de militante, manifestando que “había que investigar a López porque vivía en un barrio de policías”, revictimizando a la víctima una vez más!

ELLOS SABEN DÓNDE ESTÁ! - 2 AÑOS DE IMPUNIDAD K!
En un año entero de impunidad en la investigación se desecharon todo tipo de pistas trascendentes, aportadas por el esfuerzo de los querellantes, en un proceso instruido por jueces cómplices que tenían fuertes vinculaciones con la institución policial directamente involucrada en el caso, cuyo mayor logro fue haber frustrado toda posibilidad concreta para conocer la verdad.
En ese momento la bonaerense contaba entre sus filas con más de 9.000 efectivos que participaron del terrorismo de Estado, a los cuales el entonces Ministro de seguridad León Arslanián decía que “NO LE RESPONDÍAN”.
Así fue como a 24 meses de la desaparición de Julio, se puso en la superficie lo que estaba oculto: las relaciones de poder que integran una trama extensa de complicidades, para la cual la impunidad es necesaria, como sostén de sus políticas centrales, y para esto el aparato de poder muestra que hay “solidaridades corporativas”, y que tienen a sus congresales, a sus legisladores, a sus jueces. Pero también se tienen a sí mismos. Y ahí están para recordarlo.

SILENCIO K = IMPUNIDAD! - 3 AÑOS DE IMPUNIDAD K!
La primera desaparición de Julio López fue en dictadura, en noviembre de 1976. Su segunda desaparición ocurrió el día de los alegatos en el juicio a Etchecolatz. Pero ésta no fue la última porque después de 3 años de silencio y negación, se instaló su tercera desaparición marginado su caso de la agenda del “gobierno de los derechos humanos” y de todos los medios de “comunicación”. Su nombre jamás fue ni siquiera pronunciado por la presidenta Cristina Fernández cuando el caso conmovió al país y, en particular, a la ciudad de La Plata, de la cual ella es oriunda.

FALTA LÓPEZ FALTA JUSTICIA! - 4 AÑOS DE IMPUNIDAD K!
Durante los 4 años que siguieron a la desaparición de López fueron continuas las desviaciones en la investigación para encontrar a sus secuestradores, y fue nula la decisión política por parte de los Estados Nacional y Provincial para identificar y castigar a todos los culpables. Al comienzo la investigación en la Justicia ordinaria fue una simple búsqueda de paradero, desconociendo el hecho como una desaparición forzada. De los 18 represores mencionados por López en su testimonio ninguno fue investigado. El allanamiento judicial a los genocidas detenidos en Marcos Paz fue sólo una requisa cantada, y la agenda secuestrada a Etchecolatz nunca se indagó. Y recordemos que indicios como el cadáver calcinado aparecido en Punta Lara, las llaves encontradas en el jardín de la casa de López, o el rastrillaje mediático del ministro Casal en Parque Pereyra nunca fueron aclaradas, y fueron plantadas para generar falsas expectativas en el caso. En cuanto a las pistas firmes fueron todas enviciadas por la Bonaerense, la SIDE y los Jueces Arnaldo Corazza y Manuel Blanco para garantizar impunidad.

LOPEZ VOTA! - 5 AÑOS DE IMPUNIDAD K!
La burla de 3 décadas de gobiernos constitucionales nos encontró a los 5 años de la desaparición de Julio López con un Estado que lo llamó a votar en las PASO en la Escuela Especial N° 535 de Los Hornos, como si nada hubiera sucedido. Y el pedido del colectivo “Justicia Ya!” para que se constate en los padrones la condición de “Elector Ausente por Desaparición Forzada” a favor de López, fue contestada por el Juez Blanco diciendo que “no existían razones que me habiliten para proceder del modo pretendido”. Para completar el cuadro, las elecciones PASO tuvieron como candidato a Concejal suplente en la lista del Frente Para la Victoria en Berisso al hijo mayor de López, Rubén, quien encabezó la escandalosa denuncia de su familia contra quienes “no lo cuidaron a López”, por lo tanto “responsables de la desaparición por no haberle brindado protección en el juicio”: los jueces del proceso contra Etchecolatz y los querellantes.

6, 7, 8 AÑOS SIN LOPEZ! – 6 AÑOS DE IMPUNIDAD K!

A la segunda desaparición de López siguieron los secuestros de Juan Puthod, Luis Gerez, Víctor Martínez y el asesinato de Silvia Suppo en Santa Fe. Todos ellos también fueron testigos en juicios contra genocidas. Ninguno de estos hechos fueron esclarecidos, y todos tuvieron la finalidad de amedrentar a los futuros declarantes y frenar los juicios contra los genocidas.
El de López tampoco fue el único caso de un desaparecido en “democracia” ya que también continúan IMPUNES. Además durante los últimos períodos constitucionales hay más de 4.000 casos de gatillo fácil, en los cuales la Policía Bonaerense, principal fuerza en armas del país, encabeza el ranking de asesinatos.

NI VIVITO NI COLEANDO. DESAPARECIDO EN DEMOKRACIA! - 7 AÑOS DE IMPUNIDAD K!
En mayo de 2013, mientras la ciudad de La Plata apenas sobrellevaba el crimen social de las inundaciones, el gobierno Kirchnerista dio una muestra más de su habitual cinismo. En el acto de inauguración de la nueva Biblioteca del Colegio Nacional, la presidenta Cristina Fernández desvarió durante media hora regalando notebooks y citando a Charly García, mientras comparó a la dictadura con su gobierno y afirmó que "por suerte hoy nadie puede desaparecer, y estamos todos vivitos y coleando”.
Esta provocación de venir a la ciudad donde faltan Andrés Nuñez, Miguel Bru y Jorge Julio López a pintar un presente color de rosa, es digna de un gobierno que mantiene en el más absoluto silencio que a 7 años de su desaparición, en la causa López no hay ningún imputado, ni procesado, ni detenido. Las últimas novedades de la causa las hemos generado los organismos de DD.HH: la campaña de Habeas Corpus en 2013 y la denuncia del caso ante la CIDH (OEA) este año.

CON MILANI, BERNI Y GRANADOS CONTINÚA LA IMPUNIDAD Y LA REPRESIÓN
A la continuidad de las política económicas burguesas le importa poco la fachada que asuma el Estado, en democracia o en dictadura siempre tendrá a mano el esquema represivo de modo legal o del otro. Lo concreto es que la violencia más cruda, aquella que el poder ejerce para construir hegemonía en una sociedad dividida en clases, está hoy en manos del genocida Milani, del fascista Berni y del sheriff Granados, quiénes son los encargados de dar continuidad a las desapariciones forzadas, al gatillo fácil, a la represión a los trabajadores y al espionaje a las organizaciones populares no alineadas.
Por todo esto desde hace 2.920 días venimos exigiendo a los poderes ejecutivo, judicial, y legislativo que impulsen de manera concreta y efectiva la investigación y esclarecimiento YA del secuestro y desaparición de Jorge Julio López. Porque mientras se sigan violando los derechos humanos seguiremos tomando las calles en contra del Estado represivo, gobierne quién lo gobierne, en contra del olvido y el silencio, y en pie de lucha por Julio López y por los 30.000 detenidos-desaparecidos.

A 8 AÑOS SEGUIMOS DICIENDO:

JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS RESPONSABLES DE LA DESAPARICIÓN DE LOPEZ.
JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS POR TODOS LOS COMPAÑEROS.
RESTITUCIÓN DE TODOS LOS JÓVENES APROPIADOS EN LA DICTADURA.
NO AL TRASLADO DEL BNDG. POR LA UNIVERSALIZACIÓN DEL DERECHO A LA IDENTIDAD.

HIJOS LA PLATA

Contacto:
0221 15589 2221
www.hijosprensa.blogspot.com.ar
www.facebook.com/HIJOS.LaPlata.EnLucha
Sumamos SPOT y VIDEO para difusión.
http://argentina.indymedia.org/uploads/2014/09/spot_lopez_8_a_os.mp3

Jorge Julio Lopez: 8 años de impunidad y encubrimiento

El 18 de septiembre se cumplirán ocho años de la segunda desaparición de Jorge Julio López, el albañil cuyo testimonio fue clave en la condena de Miguel Etchecolatz, director de Investigaciones de la Policía Bonaerense bajo la dictadura. Su segunda desaparición ocurrió el mismo día en que se dio a conocer la sentencia a prisión perpetua contra el represor.

En este aniversario nuevamente nos movilizaremos en Buenos Aires y en La Plata, junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia, para reclamar por su aparición, denunciar a los Milani-Berni y exigir el fin de la impunidad y la represión contra las luchas obreras y populares.

Durante los ocho años que siguieron a su desaparición, el caso de Julio López fue marginado de la agenda del “gobierno de los derechos humanos”. Su nombre jamás fue ni siquiera pronunciado por la presidenta Cristina Fernández cuando el caso conmovió al país y, en particular, a la ciudad de La Plata, de la cual ella es oriunda.

El silencio oficial fue complementado por los jueces Arnaldo Corazza y Manuel Blanco, quienes desviaron la ‘investigación’ hacia los abogados y organismos de derechos humanos que acompañaban a López.

En cambio, la “maldita policía bonaerense”, heredera estructural de los Echecolatz, jamás fue indagada. En sus filas permanecen activos alrededor de 9.000 agentes que revestían en la fuerza durante la dictadura militar.

A la segunda desaparición de López siguieron los secuestros de Juan Puthod, Luis Gerez, Víctor Martínez y el asesinato de Silvia Suppo en Santa Fe. Todos ellos también fueron testigos en juicios contra genocidas. Ninguno fue esclarecido. El de López tampoco fue el primer caso de un desaparecido en territorio bonaerense bajo gobiernos constitucionales: antes ocurrieron las desapariciones de Miguel Bru y Andrés Núñez; luego, la de Luciano Arruga. Existen al menos doscientos casos de desaparecidos en democracia y alrededor de 4.000 casos de gatillo fácil denunciados. La Policía Bonaerense, la principal fuerza en armas del país, encabeza el ranking de sospechas. Todas las facciones políticas que gobernaron la provincia pactaron con ella impunidad para sus crímenes y negocios.

Como lo resumen las consignas principales de la convocatoria del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, la movilización del 18 será también una demostración de fuerzas contra el giro represivo del gobierno, que ha sido acentuado por las designaciones de Sergio Berni y César Milani.

Será una manifestación de repudio a la militarización de los conflictos obreros, a la infiltración de las luchas y organizaciones populares y, en general, a toda la línea fascistizante que acompaña la “profundización del modelo”. La esperanza de un salvataje a manos del capital financiero internacional -y el ajuste contra los trabajadores que éste impone- requiere el complemento de los palos de Berni y compañía.

Impulsemos junto a los luchadores una gran jornada de movilización en todo el país.

Justicia Ya acude a la CIDH por JORGE JULIO LOPEZ




A 7 años de la desaparición del testigo, organismos de DDHH denunciarán la parálisis del expediente; "Es imperioso recurrir a esta vía internacional", explicaron las entidades en un comunicado

A siete años y siete meses de producido el secuestro  y no habiendo sido satisfecho  por el estado el deber de encontrar al compañero, creemos imperioso recurrir a esta vía internacional a fin de lograr que insten al cumplimiento de esta obligación a los responsables de  llevar a cabo las medidas necesarias, conducentes a dar con el paradero de Jorge Julio López”, se anunció desde  Justicia YA

"Creemos imperioso recurrir a esta vía internacional a fin de lograr que insten al cumplimiento de esta obligación para dar con el paradero de Jorge Julio López, encontrando a los culpables, sean estos ejecutores directos o intelectuales de su desaparición forzada para que sean llevados a la justicia", señalaron en un comunicado.

Secuestrado por primera vez en la última dictadura, López se convirtió en un testigo clave sobre los crímenes de la patota de Miguel Etchecolatz en varios centros clandestinos de detención del Circuito Camps. El 18 de septiembre de 2006, fue nuevamente desaparecido.
Carolina Vilches, de la Asociación de Profesionales en Lucha (APEL),  adelantó que el argumento central para recurrir a la CIDH es la demora de más de siete años sin respuesta por parte del Estado y "un expediente judicial a foja cero, con líneas investigativas poco claras y con ningún imputado".

La abogada señaló: "Con un expediente paralizado, vemos que el Estado va a perpetuar esta impunidad y vamos a reclamar para que la Comisión Interamericana pueda observar el caso y decirnos si estamos en la postura correcta." Según Vilches, el objetivo es que la CIDH le diga al Estado que la causa López "debe ser investigada y se debe llegar a la verdad".

Uno de los requisitos para recurrir a la CIDH es la demora de la causa, que no tiene imputados y que no ha logrado hallar al testigo desaparecido. "Se agotaron las vías judiciales internas. La finalizad nuestra es que no se perpetúe la impunidad. Para esta denuncia, el paso del tiempo es un elemento importante", agregó Vilches.

En la misma línea, la intención es a instancias del organismo internacional se encuentre a los culpables de López, principal testigo en la causa llevada adelante contra el ex policía y represor Miguel Ángel Etchecolatz, mano derecha del jefe de la Bonaerense dictatorial, Ramón Camps.

“Aparición con vida Ya de Jorge Julio López” y “Juicio y castigo a todos los responsables de su desaparición” son las consignas que se han levantado en cada aniversario de su desaparición y que las organización de Derechos Humanos vuelven a enarbolar para exigir avances concretos.

Por su parte Nilda Eloy, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, manifestó : “Es el paso previo para llegar a la Corte Internacional.  “Entendemos que hemos agotado todas las instancias dentro de la justicia federal, aportamos lo necesario y llegamos varias veces a la Corte Suprema, pero nunca hubo respuestas” “Siempre tratamos de buscar alguna alternativa más, el año pasado fue la presentación de habeas corpus. No podemos como ellos esperar información, nosotros necesitamos justicia”,

Los militantes por los derechos humanos, decidieron recurrir a esta vía internacional a fin de lograr que insten al cumplimiento de esta obligación a los responsables de llevar a cabo las medidas necesarias, conducentes a dar con el paradero de Jorge Julio López, encontrando a los culpables, sean estos ejecutores directos o intelectuales de su desaparición forzada para que sean llevados a la justicia.
López desapareció de su domicilio en el barrio Los Hornos, en la ciudad de La Plata, una mañana cuando se dirigía a presenciar la audiencia de alegatos en el juicio que se desarrollaba en los Tribunales Federales de esa ciudad.
La investigación, que estuvo en manos de distintos jueces, se encuentra en el juzgado de Manuel Blanco, sin que hasta el momento existan detenidos ni procesados.

La iniciativa es llevada a cabo por :  la Asociación de Ex-Detenidos Desaparecidos (AEDD); Asociación de Profesionales en Lucha (APEL),  Central de Trabajadores Argentinos (CTA) La Plata-Ensenada; Centro por los Derechos Humanos Hermanos Zaragoza; Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH);  Comité de Acción Jurídica (CAJ); Federación Universitaria de La Plata (FULP); HIJOS La Plata; Liberpueblo; Unión por los Derechos Humanos, La Plata; e integrantes de Justicia YA! La Plata.

HIJOS LA PLATA : Reclamo por Jorge Julio Lopez ante la CIDH


Un centenar de marchas, habeas corpus, escritos judiciales, recusaciones, cartas, presentaciones, reuniones con funcionarios, escraches, charlas, conferencias de prensa, radios abiertas, publicaciones, murales, afiches y volantes no han sido suficientes, y el Estado argentino sigue mirando para otro lado. El poder ejecutivo evita mencionar el caso, la justicia administra la impunidad y los legisladores hacen mutis por el foro.
Vamos parejito hacia los 8 años de impunidad en el caso del secuestro y desaparición del compañero Jorge Julio Lopez y no nos dejan otra opción. Desde el espacio Justicia Ya La Plata vamos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Esta elaborada tardanza judicial contrasta con la celeridad con que el juez Manuel Humberto Blanco, a cargo de la causa Lopez y de la instrucción de todas las causas contra los genocidas del “Circuito Camps”, nos contestó la masiva presentación de Habeas Corpus con que salimos a denunciar los 7 años de impunidad en la causa. Presentados en los tribunales de 8 y 50 a las 9 de la mañana del 18 de septiembre de 2013, Blanco contestó los habeas a las 11:45 y dijo que tal denuncia “no resulta el medio idóneo a fin de determinar el motivo de la desaparición” ni tampoco “la identificación de los autores” porque “dichos extremos son objeto de amplia investigación penal”. Con ello mandó a los querellantes en la causa al expediente porque “es allí donde, a mi criterio, deberán solicitar la concreción de las medidas probatorias que se pretenden”. Como pequeña victoria, por lo menos el juez de la causa desestimó sin costas el recurso.

Asimismo, los fiscales Hernán Schapiro y Marcelo Molina, de la Unidad Fiscal de Trabajo especialmente creada para seguir las causas a los genocidas, contestaron ante la masiva presentación de Habeas con un informe en donde describen levemente el derrotero de la causa las medidas que ellos han pedido. Sorprendidos por los inoportunos Habeas, los fiscales agregaron que “todas las medidas requeridas por este Ministerio Público fueron proveídas por el entonces juez a cargo de la instrucción, sin haberse obtenido hasta el momento ningún dato concreto que haya colaborado a dar con el paradero de Lopez”. Punto. Eso es todo. No alcanzan para el juez y los fiscales, máximos responsables de la investigación, los 42 cuerpos principales de la causa, los 57 legajos anexados y sus líneas investigativas autónomas, ni los 74 anexos federales de intervenciones telefónicas. Nunca alcanzarán si no se buscó donde se debía desde el principio: la Mejor Maldita Policía del Mundo.

No nos dejan otra opción entonces, si los encargados de investigar aquí en el país no tienen resultados. Esto no debería sorprender si tenemos en cuenta que, en la tierra de los 30 mil desaparecidos, el Estado argentino tardó 28 años concluida la dictadura en incluir la figura específica de la desaparición forzada de persona en su Código Penal, y que sólo lo hizo tras recibir una sanción externa y como medida parcial por un caso impune en plena “democracia”. Así, el 18 de mayo de 2010, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sometió una demanda contra la República Argentina por la detención arbitraria, tortura y desaparición forzada de Iván Eladio Torres ocurrida el 3 de octubre de 2003 en Comodoro Rivadavia, Chubut, y por la posterior falta de debida diligencia en la investigación de los hechos, así como la denegación de justicia en perjuicio de sus familiares.
La Comisión solicitó a la Corte Interamericana que declare que en el caso de Iván el Estado es responsable por la violación de varios derechos suscriptos por Argentina en los tratados Internacionales de DDHH: Derecho a la Libertad Personal, a la Integridad Personal, a la Vida, al Reconocimiento de la Personalidad Jurídica, a las Garantías y Protección Judicial. Además, la Comisión pidió a la Corte que ordene al Estado que adopte determinadas medidas de reparación, tales como:
-               Realización de un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional.
-               Realización de una investigación exhaustiva sobre el destino o paradero de Iván Torres y sobre los hechos objeto del caso.
-               Adoptar medidas legislativas para tipificar como delito la desaparición forzada de personas y para adecuar el derecho interno a los estándares consagrados en la Convención.
-               Medidas de compensación económica a la familia.

La Corte Interamericana  falló confirmando los pedidos de la Comisión y condenando a Argentina en Agosto de 2011. A más de 10 años de la desaparición de Iván, y a casi 3 años de aquella condena, el Estado argentino sólo modificó parcialmente su legislación para incluir la figura de la desaparición forzada, pero en junio de 2013 se le vencieron todos los plazos para cumplir el resto de las penas impuestas por la Corte. Ante esta desidia María Millacura, la madre de Iván, evalúa llevar el caso hasta la Corte Penal Internacional, para dar cuenta de una práctica sistemática del poder policial, que tiene el aval del poder político y la connivencia por inoperancia del Poder Judicial. Así lo prueban los más de 200 casos de desaparición forzada de personas desde el ’83 a la fecha que, como ningún órgano del Estado contabiliza, recordamos siempre los organismos de DD.HH. independientes.
El caso Torres se dio al inicio de la gestión nacional kirchnerista, autodefinida como “dékada ganada”, y durante el final de la gobernación de José Lizurume en Chubut. La única medida concreta que generó en la provincia fue la cosmética supresión de la Secretaría de Seguridad y el paso de la policía a la órbita del Ministerio de Gobierno, Trabajo y Justicia.

Y aunque el camino hacia la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos tiene antecedentes condenatorios al Estado, como lo ilustra el caso Iván Torres, ello tampoco ha sido suficiente.
Con todo, no nos dejan otra opción, más que continuar la lucha en las calles al único grito que hemos aprendido en estos años: ¡Ahora, ahora, resulta indispensable. Aparición con vida, el gobierno es responsable!

HIJOS LA PLATA
Mayo 2014

Habeas Corpus de PIT-CNT - Uruguay por JORGE JULIO LOPEZ

Señor Embajador de la Republica Argentina
Sr. Dante Dovena.

PRESENTE::

La Comisión de Derechos Humanos del PIT/CNT, con domicilio en la calle Jackson 1283 de la ciudad de Montevideo, se presenta y respetuosamente dice:

Que quiere sumarse a los recursos de habeas corpus que distintas organizaciones sociales hermanas de la República Argentina realizan por desaparición forzada de JORGE JULIO LOPEZ; quien se encuentra desaparecido forzadamente por segunda vez desde el 18 de septiembre del año 2006, hecho que aconteció el mismo día en que debían ser oídos los alegatos que esgrimirían los abogados de su querella, en el marco del histórico juicio llevado a cabo contra el genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz.

Por ello solicitan de vuestra parte, se realicen todas las diligencias necesarias a fin de que se cumplan con el objeto de dichos Habeas Corpus para conocer el paradero de Jorge Julio López a favor del cual se interponen dichas acciones ante laz Justicia de vuestro país.
Para tal fin solicitamos al Sr. Embajador realice las gestiones que correspondan ante las autoridades del Estado Nacional para que se cumplan las diligencias correspondientes que permitan saber donde se encuentra detenido y/o cual fue su destino, miembros de la fuerza de seguridad que lo mantuvo o mantiene en cautiverio.

HECHOS. SEGUNDA DESAPARICIÓN FORZADA
Jorge Julio López desapareció por segunda vez, en la madrugada del día lunes 18 de septiembre del año 2006, en el marco del primer juicio oral que se llevara a cabo en nuestro país por los crímenes de lesa humanidad acontecidos en la última dictadura militar, con posterioridad a la nulidad de las leyes de obediencia debida y punto final, donde además dicha causa judicial sentó precedente dentro del derecho Argentino, tras utilizarse por primera vez la figura de genocidio, y en consecuencia la primer condena judicial por ese delito en nuestro país. Cuando la Causa seguida contra el represor Etchecolatz llegó a juicio oral, López participó como querellante en la misma y volvió a dar testimonio de las detenciones y ejecuciones vivenciadas en el “pozo de Arana” y demás Centros Clandestinos de Detención por los que transitó. López gozaba de una excelente salud mental y no estaba bajo ningún tratamiento médico. Su desaparición fue perpetrada el mismo día en que debían exponerse los alegatos de su querella. López no se hizo presente en la sala de audiencias, lo cual despertó en familiares y compañeros una gran incertidumbre. En la silla de su casa, quedaron el buzo color bordo de López, donde además encontraron preparada la ropa que había dejado lista la noche anterior, y que usaría para los alegatos, situación esta que no era un dato menor, ya que López concurrió a todas las audiencias y reconocimientos con la misma ropa: su boina azul, el buzo bordo, los zapatos de siempre, cualquiera fuera el clima. Julio en el momento de su desaparición calzaba borceguíes, los cuales solo usaba en ocasiones especiales, llevaba consigo un cuchillo, en su casa no se encontraron aberturas violentadas, y luego se encontraron sus llaves en el jardín de su propia casa. Entre noviembre y diciembre del año 2006, el Subsecretario de Derechos Humanos de la Nación, Rodolfo Mattarolo, admitió ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que Jorge Julio López se encuentra desaparecido. Y bajo esa misma tesitura el entonces presidente de la Nación, Néstor Kirchner, reconoció por cadena nacional y ante la Asamblea Legislativa, que López fue secuestrado por grupos integrados por personal de las fuerzas de seguridad en actividad y retirados. Actualmente, tramita por ante el Juzgado Federal N° 1 de la ciudad de La plata, la causa caratulada “López, Jorge Julio s/ Desaparición forzada de personas” la causa número 16.060. Se encuentra desaparecido por segunda vez hasta la fecha.

I. PETITORIO.
Por lo expuesto, solicito a V.S.:
1. Se nos tenga por presentado
2. Se nos mantenga informado de toda las gestiones que se realicen a fin de conocer el paradero de Julio López a favor del cual se interpusieron los hábeas corpus.
3. Trasmitir a las autoridades argentinas nuestro interés en que se arbitren todas las medidas necesarias a fin de conocer el paradero de Jorge Julio López.
Por la Secretaria de DD.HH del PIT/CNT